¿Crecer hacia adentro?

Generalmente veo este fenómeno en la militancia política. Se me ocurrió este título porque creo que crecer hacia adentro es como “engordar”… y no me parece nada saludable. En el afán de dar a conocer nuestras ideas, nos vamos encontrando con otras personas que piensan como nosotros, es ahí donde aparece el peligro de “cerrar” nuestra red, y por ende nuestro alcance.

Este breve post, esta destinado básicamente a aquellos que desean usar los gestores de redes sociales con fines políticos y sociales.

Partiendo desde la idea de que el objetivo es el debate, pero por sobre todo, influenciar a otros para que conozcan nuestras ideas o proyectos -evangelizar-, es que solo para este post -y no porque en realidad lo sea- vamos a considerar como un aspecto negativo o al menos no del todo productivo, generar grupos “cerrados”, debatiendo e interactuando siempre con las mismas personas, sean muchas o pocas. Hay que recordar que Twitter no es un gran salón de chat y Facebook tiene la opción de hacerlo en privado, por lo tanto los mensajes públicos deberían estar centrados en el objetivo principal.

¿Es bueno tener muchos seguidores?

Seguro que sí, pero también depende de nuestro objetivo. Debemos tener en cuenta que si los seguidores o amigos, no representan el “target” al que intentamos alcanzar, el número en realidad, no tiene tanto sentido. Por ejemplo: Si en el caso de una campaña política o social, se pretende dar a conocer un nuevo proyecto o instalar un candidato, y el 80% de los seguidores son personas ya comprometidas con el partido o la organización, solo se estaría llegando “significativamente” al 20% restante. El 80% podría ser considerado un grupo cerrado.

Entre los principales objetivos deberíamos intentar crecer con calidad, es decir, con seguidores que sean potenciales adeptos o militantes de nuestra causa.

¿Cantidad o calidad?

Las dos. Claro que al hablar de personas -seguidores, amigos- no me gusta usar la palabra “calidad” solo lo hago en el sentido de que la interacción sea útil a los fines del uso que se le da a una determinada red social. Por eso, no deberíamos desesperarnos por la cantidad de personas, -muchos aceptan y buscan seguidores solo por aumentar el número, hay programas que pueden ayudar en la tarea, pero no los recomiendo- generalmente cuando nuestra comunicación es interesante, se sostiene en el tiempo, y resulta atractiva, el aumento de la cantidad de seguidores será solo una consecuencia. La calidad de nuestra interacción producirá seguramente un buen incremento de amigos. De poco vale tener miles de seguidores si no logramos captar su atención.

No desesperar en el intento…

El crecimiento significativo no es sencillo, pero no debería producirnos dolores de cabeza. Les dejo un artículo de Gaby Castellanos que ilustra una serie de etapas por las cuales vamos pasando, mientras sacamos provecho de las redes sociales: 4 etapas para estar y entender Twitter. Cuando logramos socializarnos y divertirnos en el proceso, el crecimiento se produce “normalmente”. Debería preocuparnos más la calidad de nuestra interacción, el contenido, lo que decimos, el feedback que recibimos, que la velocidad con la que aumenta el número de seguidores.

9 comentarios en “¿Crecer hacia adentro?”

  1. me parece interesante pero pienso que el debate dentro de un grupo al que llamas cerrado tambien puede atraer a otros que tengan un pensamiento similar, de ese modo puede que se sumen otros. Me gustó

    1. Gracias Marisa, estoy de acuerdo, por eso mencioné que no necesariamente sea un aspecto negativo, solo que a veces las discusiones apasionadas pueden llevar no solo a “cerrar” la red, sino a “aislarla” de otros potenciales seguidores. Es todo un tema…

  2. Es interesante como abordas el tema de los lazos cerrados, si bien es cierto que la interacción se da en dos sentidos, es necesario considerarlo antes de abrirlo, sobre todo con el temor de saber a ciencia cierta quien esta detrás del monitor, por este motivo considero que es un proceso que se da por etapas y como acertadamente comentas debes iniciar con un objetivo claro que no te desvíe de la idea principal y conocer a ciencia cierta cuanto avanzas en cada una de las etapas, y esto te lo puede dar la cantidad de seguidores, así como la calidad del debate…

  3. Bien Gus ,no tiene sentido evangelizar al coro de la Iglesia(quien mas evangelizado que ellos!)toda comunicacion a de estar destinada a embriagar al otro,es lo que esperamos para nosotros mismos,lo sepamos o no.Cuando circula sentido en nuestro discurso es cuando se produce el milagro.Y en redes la cosa es:Que descubro en el otro ,sino es puro ombliguismo.En politica tambien!

  4. Buen post. Para sacar en claro: objetivo y target. Si en la emoción que causa el participar, nos corremos un poco de lo que buscamos, me parece que eso vale, también somos humanos y eso cuenta mucho. Con respecto a los grupos cerrados es importante tenerlos, pero sobretodo acrecentarlos… idea para lograr esto… no encerrarse.

  5. Tus observaciones son muy ciertas, por ahi nos pasa a los que recién empezamos con el tema de redes sociales que largamos líneas para todos lados con todas las herramientas posibles ( Twitter, FB, Youtube, páginas, etc.)Nos concentramos en el “estar” presente con nuestro mensaje y no en el “como llegar” con nuestro mensaje.

  6. Que bueno que se discuta el tema, si bien no tengo grandes conocimientos políticos veo que el fanatismo puede llegar al grado de volverse insoportable, he visto grupos de personas en twitter que parecen masturbarse diciendose lo “cool”, bárbaros, adelantados y buena onda que son, denigrando a todo lo demás. Mas que grupos cerrados, los llamaría “aislados”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *